Paso de los cigarros, elijo IQOS

Antes de nada, quiero recordar que fumar es una auténtica … ¡MIERDA! Pero, si tienes la mala suerte de que, como  yo, has caído en las garras del tabaco y lo necesitas para sobrevivir en tu día a día, deja que te cuente una historia.

La de como empecé a fumar tabaco calentado, gracias a IQOS y la tecnología desarrollada por Philip Morris a través de su marca más conocida: Marlboro.

En primer lugar, dejadme que os presente el producto. Se trata de uno de los nuevos aparatos electrónicos que esta diseñando este imperio del tabaco en su centro de I+D+i en Suiza (Cerca de la ciudad de Ginebra). Un programa para el que la compañía se ha gastado ya, según los datos que suelen ofrecer, más de 3.000 millones de euros.

k-bur-pmi-126
El Cubo, centro de investigación donde se crean estos productos innovadores

En segundo lugar, voy a explicar (según cuentan desde la propia compañía) porque este tabaco es potencialmente de riesgo reducido: existe bastante consenso en la comunidad científica en que el humo del tabaco es dañino por entrar en estado de combustión, en el que se expulsan un sinfín de sustancias dañinas para la salud.

¿Cuál podía ser la solución? Crear un producto que solo caliente el tabaco, pero nunca llegando a quemarlo. Así se evita el humo, solo se inspira vapor, y con esa vocación nace IQOS, al que no hay que confundir con un cigarrillo electrónico convencional, ya que lo nuevo de PMI utiliza tabaco de verdad, mientras que los segundos suelen funcionar a través de un líquido con nicotina. Cabe recordar, que el aparato necesita de recargas (producidas con tabaco y forma de cigarro).

Mi experiencia

Ahora, una vez metidos en materia, paso a contar mi historia. Gracias a mi trabajo, en un medio online de economía, conseguí ponerme en contacto con la tabacalera para que me dejaran probar el producto. Mi idea inicial era que me dejarán probar el producto una mañana, pero me encontré ante la negativa de Marlboro.

¿Por qué no? porque tenía que utilizarlo al menos durante dos semanas para entender los efectos y … tenían razón. Al principio, los primeros cartuchos de Heets de IQOS te saben raro, como a tabaco tostado; pero con el paso de los días te vas acostumbrando.

“Es como estar acostumbrado a tomar café con azúcar y pasar a probarlo sin ella”, me dijeron una vez sobre este tipo de tabaco y es verdad. Pero, lo que más me llama la atención es que después de un mes llegas a aborrecer los cigarros convencionales. A mi me saben a chimenea. Literalmente. 

Captura-1.png

Una de las pegas que tiene este nuevo artículo es que, para comprar los Heets hay que acudir a puntos de venta específicos, todavía no se han extendido por toda la red. Por lo que en ocasiones puede ser un poco coñazo tener que ir buscar estos productos a ciertos puntos. Sin embargo, es un problema que se está solucionando poco a poco, ya que es un producto nuevo y todavía se está introduciendo en el país.

En cualquier caso, se trata de un cambio radical, pero que sí consigue todas las pruebas clínicas que finalmente demuestren que es menos dañino, será un gran paso para la salud de los fumadores. 

Si queréis saber más sobre mi experiencia con IQOS, entrad en Merca2.es.

Mi primera semana con IQOS: fumo lo mismo pero electrónico

Decidido: No vuelvo a probar un cigarro. Me paso al tabaco sin combustión

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s